lunes, 29 de julio de 2013

Bathory, la condesa sangrienta: ¿la mayor asesina de la historia o la simple víctima de una conspiración?

    Para quienes no conozcáis a Erzsébet Bathory, voy a empezar con un pequeño resumen sobre su vida. Erzsébet Bathory tiene el dudoso "honor" de ser la asesina en serie más prolífica y sangrienta de toda la historia negra universal. Nacida en el seno de una de las familias más poderosas política y económicamente hablando de la Hungría del siglo XVI, (los Bathory de toda la vida, vamos), sobrina del rey de Polonia y prima del rey de Transilvania, Bathory era una chica educada y culta que hablaba latín, alemán y dicen que también algo de griego. Creciendo en un época en la que la violencia y el castigo corporal más sádico eran el pan nuestro de cada día, llegó a la edad adulta completamente insensibilizada al dolor ajeno y al cruel trato que recibían los sirvientes y campesinos por parte de sus señores.

     A los once años la prometieron con Ferenc Nadarsky, vástago de una familia muy noble y rica y con mucha influencia política en lo que fue in intento por crear el matrimonio más poderoso de Hungría, y a los  quince se casó con él. Su marido fue nombrado comandante en jefe de los ejércitos húngaros y tuvo que irse a guerrear contra los turcos dejando a Bathory sola en el castillo en el que ambos vivían, que era propiedad de los Nadarsky, y que estaba también ocupado por la madre de éste así como también por otros miembros del clan. Al encontrarse sin su marido, Bathory se empezó a aburrir y a asquear, y dicen que fue entonces cuando empezó a perpetrar sus asesinatos. Azuzada por una bruja llamada Darvulia que ella acogió como protegida y cómplice, y ayudada por la intimidad que le daban las mazmorras situadas bajo las plantas del castillo, la Bathory empezó a obsesionarse con la idea de que para alcanzar la juventud eterna tenía que bañarse en sangre joven, y eso fue lo que empezó a hacer, al principio cada cierto tiempo, y de una forma constante después. Dicen que torturaba y mataba a las chicas después de tenerlas varios días enjauladas y que se divertía realizando con ellas todo tipo de juegos de lo más sádicos y siniestros provocando que cada noche  se oyeran desgarradores gritos en el castillo haciendo que los campesinos temieran por sus vidas cada vez más. Con la muerte de su marido en el campo de batalla, la cosa por lo visto empeoró, porque Bathory echó al clan del difunto del castillo y, al quedarse sola y a sus anchas, empezó a torturar y a asesinar con tantas ansias y tan rápido que se dice que llegó un momento en el que casi no quedaban chicas jóvenes en la región, y que ella tenía que desplazarse más y más lejos cada vez para encontrar chicas a las que reclutar para trabajar en su castillo y a las que poder matar para sumergirse en su sangre. Fue la falta de chicas lo que dicen que acabó con sus crímenes, pues acabó reclutando a hijas de gente noble, y eso provocó que el conde Thurzó, que llevaba tiempo tras los rumores y acusaciones de lo que pasaba en el castillo donde vivía la Bathory, consiguiera que el rey Matías II consintiera que fueran a registrar el castillo y que la detuvieran. Según dicen, allí encontraron cuerpos torturados y podridos de muchas chicas así como a unas cuantas vivas metidas en jaulas. La bruja Darvulia y sus secuaces fueron decapitados y quemados, pero Bathory no podía ser condenada a muerte por su alto rango, por lo cual fue emparedada en un castillo hasta el final de sus días, que fue tres años después, cuando sin mostrar arrepentimiento alguno por sus presuntos actos cayó muerta por culpa del frío y del hambre que pasaba en su encierro.

     Esta es la historia resumida de la versión oficial de lo que fue Erzsébet Bathory, pero cada vez hay más historiadores que sugieren que la apodada como "la condesa sangrienta" fue en realidad la víctima de una conspiración por parte del Rey Matías II y del conde Thurzó para acabar con su enorme poder político y económico. El rey Matías tenía una gran deuda que había contraído con el marido de la Bathory cuando éste aún vivía, y ésta poseía un gran número de tierras cuyo valor en dinero era inmenso para la época en la que todos ellos vivían. Además, Bathory era protestante, y entonces Hungría estaba dividida entre protestantes y católicos, siendo el Rey Matías abiertamente católico. Erzsébet Bathory ha pasado a la historia como la mayor asesina en serie del mundo, ya que al parecer acabó con la vida de unas 600 muchachas, y se dice que había tantas pruebas y testimonios de este hecho que el juicio fue extremadamente breve a pesar de tener como acusada a la noble más poderosa y rica de toda Hungría. Sin embargo, bien podría haber sido todo una manipulación de unos hechos que a lo mejor no se parecieron ni de lejos a lo que siempre se cuenta sobre ellos. ¿Fue Erzsébet Bathory una asesina prolífica y sádica hasta el extremo, o una víctima de los intereses políticos y económicos de su época? ¿Fue una mujer enferma y cruel, o alguien que acabó pagando el hecho de ser la mujer más poderosa de su país en aquella época? ¿Se sabrá alguna vez la verdad? Esperaremos a ver...

Si eres chica y tienes menos de treinta, ven a verme, busco sirvienta...







10 comentarios:

  1. ¡Hola, Iris! La historia de Bathory ya la conocía y siempre me ha parecido muy siniestra. No sé si fue víctima de una conspiración o si en realidad fue una despiadada asesina, pero la historia es muy pero que muy oscura.

    Saludos!!

    Kaura

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Sí, hay muchas cosas que todavía no se saben con certeza, pero como fuera verdad, dicen que llegó a acabar ella sola con todo un censo de población femenina... También hay que pensar que la época en la que vivía y su gran posición se lo pusieron fácil...

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...