martes, 9 de julio de 2013

La gran mentira del amor: Amar es un derecho exclusivo de la gente guapa

     El otro día estaba sentada en un centro comercial, y viendo pasar a la gente con sus sonrisas de compradora compulsiva, me dio por fijarme en las parejas que pasaban por delante. Viéndolas andar de la mano o del brazo, me di cuenta de que la mayoría de ellas no estaban formadas por gente guapa y escultural sino que en realidad estaban formadas por gente normal o incluso tirando a regordeta o a bajita, y eso hizo que se me encendiera una bombilla en la cabeza, y que me pusiera a elucubrar sobre ese hecho, el de que las parejas están formadas en su mayoría por gente normal físicamente hablando, claro ( lo que haya en las mentes de esas personas ya es algo desconocido para mí).
     Tras pasar un buen rato dándole vueltas a eso de que la normalidad física es lo más habitual en el mundo de las relaciones sentimentales, llegué a la conclusión de que nos han vendido una mentira bastante gorda al hacernos creer que para ser amado por alguien hay que ser poco menos que un dios escultural y vestido  a la última moda. Nos han estado bombardeando por todas partes con la idea de que el amor es un derecho exclusivo de la gente guapa a rabiar, y resulta que en realidad es algo universal que no entiende de nada excepto de eso, de amor. Resulta que el amor de verdad, el de esas personas que llevan treinta años casadas y que todavía van de la mano por el parque, es un sentimiento que no entiende de físicos ni de razas ni de nacionalidades ni de dinero. Ese amor incondicional y puro, ese  que puede mover montañas y que puede acabar con la guerra más cruenta, es un sentimiento tan profundo y tan intenso que aquel que lo lleva dentro le importa un carajo el físico o la ropa de la persona de la que se enamora. La persona que tiene la suerte de sentir ese amor, ese que no puede ser destruido por nada, tiene muy claro que la persona que tiene al lado es la razón de su existencia, y que ni la enfermedad más grave ni la pobreza más extrema pueden hacer que abandone a su compañero en este viaje vertiginoso y extraño que es la existencia. 
     No importa cuantos anuncios o películas echen por televisión intentando que nuestros cerebros crean que el amor es un patrimonio exclusivo de la gente que está delgada y que mide lo mismo que los modelos de pasarela, porque el amor no se deja engañar ni sobornar. Al amor le da lo mismo que la gente sea fea, mediocre, mezquina, inútil o lo que sea, porque el amor es el único sentimiento que nunca podrá se comprado por nadie, le pese a quien le pese. El amor es lo que hace que el mundo siga girando mientras los billetes y las pistolas dictan sus leyes en el mundo, es la salvación para todo el mundo sin distinción, lo único que puede convencernos de que vale la pena seguir apretando los dientes y sudar en este mundo lleno de zarzas y de fieras hambrientas y dispuestas a despedazar a sus propias crías. El amor de esas personas que cuidan a sus parejas en el hospital, ese que lleva a tantas personas a cruzar el mundo para estar con alguien de quien no lo saben todo y que hace que las salas de visita de las cárceles estén llenas de personas que lloran por esa pareja que está encerrada tras barrotes de metal pidiendo perdón, es inmune a las normas dictadas por el mercado, el dinero o la apariencia física. Ese amor que quema todo las barreras que encuentra a su paso y que duele con una intensidad tan grande que cuando desaparece las cicatrices que deja tras su huida son para toda la vida, no entiende de derechos exclusivos ni de gilipolleces por el estilo.
    Que no os engañen más. Amar es amar, como morir es morir, y respirar es respirar. Es algo grandioso e inexplicable, y está por encima de todo. Es amor no es un derecho exclusivo para unos cuantos, es la ley que crea y que mueve el universo. Así pues, enamoraos sin miedo. No tengáis complejos ni temores. Vivid el sentimiento con toda su fuerza, y desnudaos delante de esa persona del todo, con vuestras cicatrices y con vuestros michelines y con vuestros demonios personales, porque el amor solo es eso: amor. Amad y sed libres.

De la manica mejor....




     





9 comentarios:

  1. No Hay comentarios porque quien podría agregar algo acerca del Amor después de lo que acabas de escribir aquí.....si mientras leía el post, salían mariposillas revoloteando de él...
    Magnífico simplemete¡¡¡¡
    Un saludo.
    Ricardo Muro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que nos quieren vender cosas que no son ciertas. El amor es eso, amor, y nada ni nadie puede corromperlo por más que quieran...

      Eliminar
  2. He llegado a esta página poniendo en el buscador "nadie tiene la exclusiva del amor". Gracias por escribir esta página en esta gran Red de redes. Que no te capen nunca y que te amen mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, es un placer escribir para gente que sabe apreciar lo que lee. Un abrazo

      Eliminar
  3. Iris... continue leyendo el post anhelando encontrar algo al final sobre esos seres humanos que sienten que no se merecen el amor... y es que existen, lo sabes? Esos a veces, dejan sin piso a esas personas que quieren entregar a otros lo que verdaderamente somos... sólo AMOR. Gracias pr tus excelentes escritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me has dado una idea, gracias, debería escribir algo sobre las personas que han sido abandonadas, es un tema al que a veces no damos importancia pero está ahí y habría que prestarle atención, gracias

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...