sábado, 26 de abril de 2014

Los tipos de vecinos más odiados y frecuentes


      Todos odiamos a nuestros vecinos en mayor o menor medida, al igual que somos odiados por ellos sin saberlo o sabiéndolo, esto es una verdad universal como un templo de grande. El odio a los vecinos es algo inherente al ser humano, y es tan normal y tan natural como la vida misma. Forma parte de la existencia del ser humano como los mocos que se caen de la nariz en el peor momento, las manos que tiran los cafés de  la mesa cunado uno quiere hacerse el interesante y las mentiras en el curriculum o en las presentaciones en sociedad. Los vecinos son esos seres con los que todos nos vemos obligados a convivir y que van con la casa que adquirimos igual que las malas hojas van con las lechugas las compremos donde las compremos.

miércoles, 23 de abril de 2014

Los moralistas, esos seres oscuros que están por todas partes

     Están por todas partes, allí donde vas te los encuentras, no importa cuál sea tu destino. Así sea tomando una cerveza con compañeros de trabajo, en una discoteca intentando trabajarte al guapo o guapa de turno, en una excursión de solteros con miras a encontrar a alguien que te aguante o en una cena familiar de esas que crean urticaria e hipertensión. No importa lo mucho que corras o la cantidad de trenes y autobuses que cojas para huir, allí donde vas siempre hay y siempre va a haber un moralista. Puritano, de sonrisa complaciente y mirada inquisitiva, lleno de acné o de manchas rojas en la piel de tanta contención y tanta represión personal, con las frases aprendidas desde casa y las cosas claras, ese moralista que tiene la capacidad de estar en todas partes está ahí para recordarte lo zafio y lo maleducado que eres, la moral tan dudosa que tienes y el mal gusto que exhibes a la hora de reírte de según qué cosas.