jueves, 8 de enero de 2015

Porqué es tan importante defender el derecho a reírse de todo

         El mundo está conmocionado con el atentado terrorista a la revista Charlie Hebdo, (sí, he dicho atentado terrorista), que ha sacudido a Francia y a todos aquellos que creen que es importante tener libertad para reírse de todo lo que se desea. A mí, particularmente, me parece gravísimo que aún haya gente que mate a alguien porque piense que es lícito reírse de lo que sea, y creo que si no paramos los pies a todos los que están convencidos de que una religión o creencia es más importante que la vida de una persona acabaremos viviendo en una gran mierd... aburrida y llena de gente pestilente adoradora de lo santo y lo devoto. Pienso, además, que no solo debemos parar los pies a este tipo de mal nacidos, sino también a todos los que se empeñan en ponernos el esparadrapo en la boca cada vez que decimos algo que consideran obsceno o fuera de lugar, a los que piensan que la vida es un  jardín de zarzas en el que todo ha de ser solemne y oscuro, y a los que gustan de llevar una chapa de policía en la camisa para juzgar y señalar con el dedo a todo el que decide no tomarse la vida con la seriedad que ellos entienden que tiene que tener.