martes, 5 de mayo de 2015

Chorradas típicas del embarazo y la maternidad

          Tras leer muchas cosas sobre el embarazo y la maternidad, (no me preguntéis porqué me ha dado por esto; una está en el mundo en el que vive, y al final sus ojos van a parar a cualquier cosa, a lo mejor  por aburrimiento, no sé...),  me he dado cuenta de que es un mundo que al igual que muchos otros no se salva de las chorradas y las tonterías por doquier. Alucinada me he quedado con la cantidad de patochadas y memeces que pueblan dicho sector, el de la reproducción del planeta, cosa que creo que debería ser super seria, pero que sin embargo es un cachondeo del quince.


Como hay mucha tela que cortar en este campo, si no os importa, ( y si os importa, también), voy a enumerar unas cuantas cosas que me han llamado la atención en cuanto a modas y corrientes actuales en este área, porque sí, lector, en el mundo de la reproducción también hay modas y corrientes, cómo no...  Así que, vamos allá...

        a) Dar el pecho es obligatorio, y además, otorga el poder maternal absoluto: Parece ser que hay cada vez más grupúsculos ( medio sectarios, he de decir...), y estudios de aquí y de allá, que dicen que la madre que por la razón que sea no de el pecho, debe ser quemada en medio de una plaza. El pecho, o la teta, es el alfa y el omega de la maternidad, y toda la que se jacte de tener hijos ha de darlo sí o sí. Tener la teta fuera de la camisa todo el día es la única manera de querer a los hijos, no hay ninguna otra, parece ser, y si la madre tiene un negocio propio que abrir en dos días tras el parto, no tiene pecho suficiente para dar, tiene algún problema físico, infección, o simplemente no le sale del choc... dar teta por lo que sea, se tiene que jod... y darlo. Es lo que hay, babys...

      b) Hay mujeres que no quieren tener hijos, y se sienten presionadas por ello: Al parecer hay mujeres que no quieren tener hijos y que dicen que sufren una presión bestial por parte de la sociedad para tenerlos. Yo no sé si  es verdad, supongo que las habrá que sufran dicha presión, pero me consta que actualmente la sociedad es lo bastante individualista y egoísta como para pasar olímpicamente de lo que hacen unas y otras. En realidad, si lo pensamos bien, todos estamos presionados por todo, porque lo único que se nos exige hoy en día es que seamos unos autómatas que produzcan y consuman sin más,  así que esto de las que no tienen hijos será una presión más, digo yo. Además, siendo honesta, he de decir que a mí, personalmente, las que tienes hijos me han tratado siempre con mucho respeto, y sin embargo, las que han decidido no tener hijos, se han dedicado a darme la murga con sus argumentos a favor de la esterilidad, su gran vidorra sin hijos, sus grandes salidas nocturnas, sus ligues calvos y cuarentones de turno, y todas esas mierd... que no me interesan pero que me trago porque no tengo otra cosa mejor que hacer.

       c) El parto tiene que ser natural: El parto, al parecer, ha de ser natural, como en las películas del siglo pasado. Con mucho dolor, mucho sudor, mucho grito y mucha sangre, con el padre al otro lado de  la puerta fumándose un puro, y la parturienta con un camisón blanco y largo subido hasta la barriga, y unas toallas empapadas en agua caliente al lado. Parece ser que cada vez hay más gente que predica contra la epidural, ese gran invento contra el dolor sin sentido, contra las cesáreas, que ahora resulta que dicen que las hacen como churros siendo innecesarias y que son la antítesis del parto natural y por ende las responsables de que una madre se convierta en un robot sin sentimientos si se la practican, contra los cortes en la vagina que sirven para que las madres no se desgarren vivas, contra los instrumentos quirúrgicos que ayudan a que la parturienta y el bebé salgan sanos y salvos del trance, y contra todo lo que no sea parir en una montaña, a la luz de la luna llena, y haciendo al mismo tiempo una pintura rupestre en la cueva de al lado ¿Qué cosas, verdad?

     d) La doula es la nueva mejor amiga de la embarazada: Ahora resulta que las matronas y las enfermeras son las enemigas de la embarazada, y que lo que se lleva es la doula, una especie de chamana  venida del pasado en una máquina del tiempo, cuya labor consiste en acompañar a la embarazada en el momentazo que es llevar una vida dentro y traerla al planeta. La doula ésta, además, le dice a la embarazada que comerse su placenta es guay, pues no hay mejor manjar, de hecho, próximamente se venderán las placentas en las carnicerías y se podrán pedir en los mejores restaurantes, y también le dice que hay que desoír a los profesionales sanitarios, porque el hecho de que sean gente con una formación y una experiencia dispuestas a ayudarla en todo, no implica que den buenos consejos. Los mejores consejos los da ella, la doula, que para eso ha venido del medievo en una máquina y lleva faldas hasta los tobillos mientras come muchas placentas que le dan fuerza. 

       e) Cuantas menos vacunas, vitaminas, y medicamentos, mejor: Parece que hay una corriente de gente que se ha vuelto retráctil, y que ha decidido que las vacunas y medicinas para los niños, incluyendo también a las vitaminas para que el grupo a excluir sea mayor, son un engaño total a la humanidad. Las enfermedades y epidemias no han sido combatidas con los medicamentos, dicen, que en realidad no son más que cosas vacías y caras, sino con el poder de la mente y la energía de la humanidad. Supongo que esto querrá decir que si un bebé está enfermo es mejor que use su poder mental para sanarse a que los padres lo lleven a urgencias, por ejemplo, cosa que además es molesta cuando están viendo el sálvame de luxe de turno o el debate político definitivo en tv entre miembros de  robemos y de ciudadanos mardanos, por ejemplo. Como creo que tengo todas las vacunas infantiles puestas, voy a ver si puedo hacer algo para que las retiren de mi cuerpo, aunque sea un poco tarde, no sé, igual hay alguna forma de retirar de mi cuerpo tanta cosa vacía y tanto placebo sin sentido.

       f) Las señoras de la calle siempre lo saben todo: He observado que toda señora que va por la calle, sea quien sea, siempre sabe decirle a una embarazada cosas como cuando va a parir, si tiene niño o niña dentro, si su tripa es apepinada porque va a parir así o asá, o si la tiene lo suficientemente baja para parir en unos tres días o todavía la tiene muy alta y por tanto le queda un mes o más de sufrimiento. Todas las señoras saben de esto, me he ido dado cuenta poco a poco, y no hay ninguna que pierda la oportunidad de toquetear la tripa de la embarazada de turno que acude a comprar tomates con las gafas de sol puestas para que la dejen en paz, ni ninguna que no aproveche la ocasión para lanzar su gran sabiduría sobre la embarazada compradora a la mínima de cambio.


     g) Las primerizas son todas tontas: Por lo que he podido leer y observar, todas las primerizas son tontas del capirote. De repente dejan de ser las mujeres capaces y con sentido común que han sido siempre, y al quedarse embarazadas pasan a ser un grupo de población muy retarded al que hay que vigilar de cerca y aconsejar en todo quieran ellas o no. Por lo que he podido ver, a las primerizas hay que seguirlas a todas partes, darles órdenes como si fueran niñas de cinco años, y reírse de todas sus dudas y ocurrencias, que por lo visto son siempre de lo más tonto e innecesario. No importa que sean trabajadoras capaces, inteligentes, críticas con lo que aprenden, leídas e informadas, son primerizas, y por tanto son tontas, y dignas de lástima. Todo el mundo debe y tiene derecho a usurpar sus vidas, aplastar sus criterios personales, y negarles la capacidad de decidir cómo quieren vivir sus embarazos y su maternidad, pues faltaría más...

       Como veis, el mundo del embarazo y de la maternidad no está exento de chorradas, como tantos otros, y si entráis en foros sobre estos temas, sabréis a qué me refiero. Lo cierto es que las embarazadas y las madres deberían ser comprendidas, apoyadas, y protegidas al máximo, aunque solo fuera porque de ellas depende nuestra supervivencia en el planeta, pese a quien pese, pero parece que deben enfrentarse a muchas corrientes, modas, y grupos, que las ahogan, las machacan, y les crean problemas y traumas innecesarios que, teniendo en cuenta el estado en el que se encuentran y el stress que padecen por todo lo que rodea a su situación, más parecen un conjunto de medidas para acabar con ellas que para ayudarlas. En fin... Ver para creer...

A ver cuándo se van... Por Dios bendito... Menos mal que siempre me puedo encerrar en el wc... Mi santuario...

11 comentarios:

  1. ralph lauren pas cher malodorante. Le tommy hilfiger soldes vieil homme a éclaté, ralph lauren pas cher. ralph lauren pas cher ne peux que l'embarquement ne lacoste pas cher peux pas occuper. Vous savez cul, ralph lauren pas cher et mes ondes ralph lauren pas cher cérébrales peuvent pas occuper de votre corps, parce que vous êtes encore en vie, je je ne vous aime pas ce corps

    ResponderEliminar
  2. Una secta que asalta a las embarazadas es la de los "recicladores". Su misión es colocar a las futuras madres toda la ropa y cachivaches varios, que emplearon durante la crianza de sus churumbeles. No tienen en cuenta que la embarazada de turno puede tener gustos distintos a los suyos, no les cabe en la cabeza que puedan rechazar sus altruistas donaciones de material de puericultura obsoleto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajjaja, osti.... es verdad!! encima, les dan las cosas sucias, rotas, y a veces hasta manchadas de leche materna...

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...