domingo, 29 de enero de 2017

Carta a una madre primeriza y sufridora


       Querida madre sufridora:

      Te escribo esta carta porque llevo tiempo viendo que no hay nadie que se digne a escribirte nada excepto consejitos que no has pedido, críticas mordaces disfrazadas de buenas intenciones, y encuestas que tratan de validar estudios seudocientíficos hechos para hacerte sentir mala madre. Hace poco que tuviste a tu retoño y las cosas no han resultado ser lo que tú pensabas que iban a ser, ¿verdad? Te sientes engañada por todos, sufridora, pero estás lo bastante abducida por el sistema como para no decir nada a nadie sobre tus verdaderos sentimientos, no vaya a ser que te tachen de mala persona, de mala madre, y de terrorista que pone bombas en supermercados para gente de bien.

domingo, 8 de enero de 2017

Los pesimistas, esos seres entrañables

     Últimamente estoy hasta los cojones  harta del pesimismo, lector, ( que para el que no lo sepa es la dudosa virtud de no creer en nada o como mucho en la destrucción inevitable del mundo y de los seres que viven en él, )harta del madre mía que vida ésta y de la queja continua, del llorar por llorar, y del llevar el barco hacia las rocas para que se estrelle porque como se va a estrellar de todas formas para qué intentar desviar las piedras marinas.